MARCELA MASCOTENA

DERECHO de FAMILIA
Jurisprudencia, Doctrina y Modelos de Escritos

marcelmascotena@yahoo.com.ar

facebook

volver

Jurisprudencia, Violencia familiar  2016-03-30

Protección contra la violencia familiar. Cuestión de competencia entre juzgados de Familia en Lanús y Lomas de Zamora. Artículo 716 del C.C.C.N. En fecha 16 de Febrero de 2016, la Cámara Civil y Comercial (Sala I) de Lomas de Zamora en la causa nro. 73572 "Orlando Antonella Natali c/ Reggio Jonathan Ariel s/ Protección contra la Violencia Familiar", dirimió la cuestión de competencia suscitada entre el Juzgado de Familia Nro. 1 departamental con sede en Lanús y el Juzgado Nro. 12 del mismo fuero con sede en la cabecera departamental con arreglo del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, analizándose los concepto de "Superior Interés del Niño", "Centro de Vida" y la independencia respecto de los representantes legales; entendiendo a su vez, que el último de los órganos jurisdiccionales mencionados no realizó actividad de tal envergadura que lo ponga en mejores condiciones para resolver acerca del grupo familiar.

Cámara Civil y Comercial (Sala I) de Lomas de Zamora. Protección contra la violencia familiar. Cuestión de competencia entre juzgados de Familia en Lanús y Lomas de Zamora. Artículo 716 del C.C.C.N. En fecha 16 de Febrero de 2016, la Cámara Civil y Comercial (Sala I) de Lomas de Zamora en la causa nro. 73572 "Orlando Antonella Natali c/ Reggio Jonathan Ariel s/ Protección contra la Violencia Familiar", dirimió la cuestión de competencia suscitada entre el Juzgado de Familia Nro. 1 departamental con sede en Lanús y el Juzgado Nro. 12 del mismo fuero con sede en la cabecera departamental con arreglo del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, analizándose los concepto de "Superior Interés del Niño", "Centro de Vida" y la independencia respecto de los representantes legales; entendiendo a su vez, que el último de los órganos jurisdiccionales mencionados no realizó actividad de tal envergadura que lo ponga en mejores condiciones para resolver acerca del grupo familiar.

‰8%è?41qMi|Š 240500312017814573 O, A N C/ R, J A S/PROTECCION CONTRA LA VIOLENCIA FAMILIAR(LEY 12569) Exp Nº: 73572 Jz DE FAMILIA Nº12 Reg. Sent. Int:: 6 Folio Sent. Int: 8 Lomas de Zamora, 16 de Febrero de 2016.- AUTOS Y VISTOS: Vienen los presentes obrados a esta Alzada a fin de tratar la cuestión de competencia suscitada entre el Juzgado de Familia Nº1 de este Departamento Judicial con sede en Lanus y el Juzgado Nº 12 del mismo fuero con sede en la cabecera departamental. CONSIDERANDO: I.- A los fines de resolver la presente cuestión de competencia, corresponde tener presente que en las presentes actuaciones se encuentran involucradas en la problemática dos niñas. Ello nos obliga a partir del análisis del concepto de superior interés del niño definido como “la máxima satisfacción, integral y simultanea de los derechos y garantías reconocidos en la ley” (art. 3 ley 26061), el cual debe respetar entre otras cuestiones –dice el inc.f – su “centro de vida”, entendiéndose por éste “el lugar donde las niñas, niños y adolescentes hubiesen transcurrido en condiciones legítimas la mayor parte de su existencia”. Esta directiva prevalece no solamente en cuestiones de fondo sino también en materia de competencia: es la residencia del niño el eje a tener en cuenta para determinar al Juez competente (SCJBA del 14/03/12). ‰8%è?41qMi|Š 240500312017814573 Ahora bien, las normas sobre competencia requieren ser interpretadas con una perspectiva diferente al régimen anterior a la sanción del actual Código Civil y Comercial de la Nación. El art. 716 del Código Civil y Comercial de la Nación recepta el principio ya establecido en el art. 3°, inc. f, de la ley 26.061, citado ut supra, por ende de la armónica valoración de ambos se desprende que este principio rige en materia de responsabilidad parental, filiación, restitución del niño, la niña o el adolescente, adopción, emancipación y toda circunstancia vinculada a las anteriores cualquiera sea el ámbito donde deba desempeñarse. En este punto consideramos importante destacar que el centro de vida es un concepto de orden sociológico, y para su determinación son varios los factores a considerar, revistiendo singular importancia el lugar donde el menor hubiese desarrollado los vínculos afectivos, sociales, educativos y culturales esenciales para la definición de su personalidad, ó el lugar del último domicilio en común con sus padres, ó aquel donde se conservan gran parte de sus afectos. Siguiendo este razonamiento observamos que se desplaza el centro de imputación: es el niño quien debe indicar el eje a tener en cuenta para determinar su domicilio legal, sin perjuicio del que tienen sus representantes legales. El punto de conexión debe ser su “centro de vida”, el lugar de su residencia habitual (conf. Solari, Néstor E. comentario a fallo en LL-2007-B, 623). ‰8%è?41qMi|Š 240500312017814573 Asimismo, la Convención sobre los Derechos del Niño, destaca la idea del niño como sujeto de derechos que, en su condición de persona, requiere una individualización autónoma e independiente de sus representantes legales. Conforme se ha pronunciado el Máximo Tribunal provincial, en los procesos donde se ventilan conflictos de familia, se amplía la gama de los poderes del juez, atribuyéndosele el gobierno de las formas, a fin de adaptar razonable y funcionalmente el orden de sus desarrollos a la finalidad prioritaria de que la protección se materialice. Es evidente que en esos litigios aislar lo procesal de la cuestión sustancial o fondal, limitarlo a lo meramente técnico e instrumental, es sustraer una de las partes más significativas de la realidad inescindible (conf. Ac. 56.535, sent. del 16- III-1999). II.- De la compulsa de las presentes actuaciones, se advierte que tanto el domicilio de la accionante como el de el progenitor de las niñas, se halla radicado en el Partido de Lanus, el cual cuenta desde el día 1 de diciembre de 2015 con dos Juzgados Unipersonales de Familia con sede y competencia territorial exclusiva en dicho partido (SCBA. Resol. 2282/2015). Asimismo, sin perderse de vista que se han tramitado diversas actuaciones por ante el Juzgado de Familia Nº12 departamental (las cuales fueron requeridas via rogatoria según surge de fs. 15/16), del cotejo de las mismas se extrae que la tramitación ha sido escasa, no habiéndose llevado a cabo una actividad de tal ‰8%è?41qMi|Š 240500312017814573 envergadura que pudiera suponer que aquél órgano se encontrare en mejores condiciones para resolver acerca de este grupo familiar en particular. En consecuencia, corresponde que en las presentes actuaciones continúe interviniendo el Juzgado de Familia Nº1 descentralizado con sede en Lanús, debiendo poner en conocimiento de esta situación al Juzgado de Familia Nº12 departamental y