MARCELA MASCOTENA

DERECHO de FAMILIA
Jurisprudencia, Doctrina y Modelos de Escritos

marcelmascotena@yahoo.com.ar

facebook

volver

Jurisprudencia, Divorcios  2016-03-30

DIvorcio vincular. La adecuación del caso a las normas del Código Civil y Comercial de la Nación. Con fecha 30 de Noviembre de 2015, la Cámara Primera Civil y Comercial de San Isidro en la causa Nº 39675 "K. S. L. C/ Z. D. A. S/DIVORCIO CONTRADICTORIO" , resolvió modificar la sentencia apelada en el sentido que se deja sin efecto el divorcio decretado por la causales de injurias graves y adulterio, como así también el rechazo de la reconvención, y se decreta el divorcio de S. L. K. y D. A. Z. en los términos del art. 437 del Código Civil y Comercial de la Nación

Cámara Primera Civil y Comercial de San Isidro. Divorcio vincular. La adecuación del caso a las normas del Código Civil y Comercial de la Nación. Con fecha 30 de Noviembre de 2015, la Cámara Primera Civil y Comercial de San Isidro en la causa Nº 39675 "K. S. L. C/ Z. D. A. S/DIVORCIO CONTRADICTORIO" , resolvió modificar la sentencia apelada en el sentido que se deja sin efecto el divorcio decretado por la causales de injurias graves y adulterio, como así también el rechazo de la reconvención, y se decreta el divorcio de S. L. K. y D. A. Z. en los términos del art. 437 del Código Civil y Comercial de la Nación

‰8Vè^f0KIxvŠ 245400627016434188 "K. S. L. C/ Z. D. A. S/DIVORCIO CONTRADICTORIO" Expte.: SI-39675-2011 (J. Nº Juzgado de procedencia) Registro Nº .... 1 En la Ciudad de San Isidro, Provincia de Buenos Aires, a los 30días de Noviembre de 2015, se reúnen en Acuerdo los señores Jueces de la Sala Primera de la Cámara Primera de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de San Isidro, Dres. Carlos Enrique Ribera y Hugo O.H. Llobera (artículos 36 y 48 de la ley 5.827), para dictar sentencia en el juicio: “K. S. L. C/ Z. D. A. S/DIVORCIO CONTRADICTORIO” y habiéndose oportunamente practicado el sorteo pertinente (arts. 168 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y 263 del Código Procesal Civil y Comercial), resulta que debe observarse el siguiente orden: Dres. Llobera y Ribera , resolviéndose, plantear y votar la siguiente: CUESTION ¿Debe modificarse la sentencia apelada? VOTACION A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR JUEZ DR. LLOBERA, DIJO: I La sentencia apelada La sentencia dictada con fecha 24 de febrero de 2015, hace lugar a la demanda de divorcio promovida S. L. K. contra D. A. Z., por las causales de adulterio, injurias graves y abandono voluntario y malicioso del hogar; declara disuelta la sociedad conyugal con fecha 7 de septiembre de 2012. Asimismo, rechaza la reconvención por las causales de injurias graves y adulterio. En cuanto a las costas del proceso, tanto por la acción de divorcio promovida por K. como respecto de la reconvención deducida por Z., son impuestas a este último dado su carácter de vencido. 2 Por ultimó la decisión de la instancia anterior, regula los honorarios de los profesionales que intervinieron en la causa. II La apelación El demandado apela la sentencia (fs. 818) y expresa sus agravios (fs. 846/849), los cuales son contestados por la actora (fs. 871/882). La apelación del perito sobre honorarios (fs. 823) será considera luego de atender a la cuestión principal y conforme su resultado. III La adecuación del caso a las normas del Código Civil y Comercial de la Nación a) El planteo Luego de sustanciada la expresión de agravios, el demandado peticiona que estos actuados se adecuen a las previsiones que contienen en Código Civil y Comercial de la Nación (ley 26.994) cuya entrada en vigencia se produjo el 1° de agosto del año en curso (ley 27.077). El peticionario argumenta que la situación jurídica que involucra a las partes es la disolución del matrimonio la cual debe decidirse conforme a la ley que rige al momento de sentenciar, por cuanto se trata de una consecuencia de aquellas que al entrar en vigencia no operó aún. Por ello, señala, ha de aplicarse el nuevo ordenamiento, en virtud del cual no puede atribuirse culpas. Dice que la sentencia de divorcio es constitutiva, sin perjuicio que algunos de sus efectos se retrotraigan a un momento anterior. Agrega que, hasta tanto no haya sentencia firme, no hay divorcio y que la ley que rige la 3 extinción es la que se encuentra en vigor al tiempo en que aquella se decrete. Menciona doctrina en favor de su tesis, como así también de la Suprema Corte provincial en el Ac. 45.304, sentencia del 10/3/1992, en autos “A., J.J. v. M., C.A.”. También hace referencia a lo decidido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en cuanto a que si en el transcurso del proceso se han dictado nuevas normas sobre la materia objeto de la litis, la decisión de la Corte deberá atender también a las modificaciones introducidas por esos preceptos en tanto configuran circunstancias sobrevinientes de las que no es posible prescindir (Recurso de hecho deducido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en la causa D.I.P., V.G. y otro c/ Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas s/amparo”, 06/08/2015). La petición es respondida por la parte actora, quien se opone a la adecuación y pide se impongan costas al accionado (fs. 897/899). La demandante dice que la doctrina mencionada por su contraria es sólo una parte, en tanto otros autos sostienen que debe aplicarse la ley vigente al tiempo de la traba de la litis, pues se vería afectado el principio de congruencia. Manifiesta en su contestación que de aplicarse el nuevo ordenamiento lo invocado, probado y pedido por las partes no serviría para nada, lo cual implicaría la violación del derecho de defensa de las partes, quienes no habrían tenido ocasión para alegar y ser oídos. Agrega que, si bien el accionado pretende la adecuación al Código Civil y Comercial, no ha cumplido con 4 lo dispuesto por el art. 438 de ese cuerpo legal, por el cual toda petición de divorcio debe ser acompañada de una propuesta que regule los efectos derivados de éste y que la omisión de ello impide darle trámite. Señala que tampoco se ha efectuado ninguna propuesta sobre responsabilidad parental, cuidado personal, cuota